Criminologia y Criminalista

  • View
    215

  • Download
    0

Embed Size (px)

Text of Criminologia y Criminalista

  • 8/18/2019 Criminologia y Criminalista

    1/23

    ENTOMOLOGÍA FORENSE. “FAUNA DE INTERÉS”

    Por WAKINAKI PL Cádiz

    Cualquier materia orgánica en descomposición es de especial atracción para todo tipo de organismos que se

    acercan a ella o simplemente están en el propio medio (cuerpo).

    En un cuerpo en descomposición podemos distinguir los siguientes grupos de artrópodos:

    -Necrófagos. Son los más sensibles a los cambios del cadáver y los que más activamente se alimentan del

    mismo. Cada bloque del cadáver (fresco, enfisematoso, reducción esquelética…) atrae a un grupo distinto de

    artrópodo. Son los más útiles a la hora de la datación. -Necrófilos. Depredadores de la fauna que ya está en el propio cadáver por lo que suelen devorar a los

    necrófagos. No suelen ser tan útiles a la hora de la datación ya que no están condicionados con las etapas de

    descomposición del cuerpo.

    -Omnívoros. Se alimentan del cadáver y de otros artrópodos o sustancias del medio ambiente (hormigas).

    -Oportunistas. Suelen ser poco numerosos en el cadáver y lo utilizan porque simplemente está ahí aunque no son

    especialmente atraídos por el mismo (arañas). Aunque suelen utilizarlo como fuente de alimento también es

    frecuente su uso como refugio (cochinillas).

    -Accidentales. Como el propio nombre indica, encuentran el cadáver por casualidad-azar y obviamente no sirven

    para datar aunque pueden ser útiles a la hora de investigar sobre las características ambientales, estación del año, clima…etc.

    Factores que Favorecen la Conducta Criminal INDIVIDUALES

    Preconsciente. Sus contenidos psíquicos pueden llegar a percibirse, en un momento consciente,

    es decir, que se pueden eocar recuerdos o asociaciones que s!lo un momento antes

    permanecían "uera de la conciencia.

    #onsciente. Se re$ere a lo percibido actual % permanentemente, &darse cuenta de las cosas'.

    Así, desde el psicoan(lisis se dice que todo delito tiene una motiaci!n inconsciente, pro"unda, desconocida a)n para el mismo criminal.

    A estos elementos, *reud agreg! la composici!n del aparato psíquico+

    Ello. Aquí residen los instintos, las tendencias, las pasiones, las pulsiones es totalmente inconsciente % se rige por el principio del placer, de$nido este )ltimo como &la tendencia -acia la

    descarga de las pulsiones de manera directa % total'.

  • 8/18/2019 Criminologia y Criminalista

    2/23

     Yo. Est( en contacto con el medio ambiente se rige por el principio de realidad, que son las demandas % normas propias del colectio -umano, que determinan la adaptaci!n del indiiduo a

    su entorno social.

    Superyó. Est( "ormado por normas morales de la sociedad se rige por el principio del deber ser.

    De manera general, se admite en el psicoan(lisis que el delincuente tiene un o d/bil, que cede

    ante las e0igencias de su parte primitia un Ello atendiendo a las pulsiones 1instintos2,

    ignorando o los se3alamientos de un S)per o mu% d/bil, con lo que el indiiduo no considera laspro-ibiciones sociales -acia esa conducta criminal.

    La premisa "undamental en torno al psicoan(lisis criminol!gico es que todo crimen no puede

    e0plicarse simplemente.

    La culpa 4uega un papel importante en la din(mica del criminal, %a que *reud lleg! a la

    conclusi!n de que un acto criminal era cometido ante todo, por su car(cter de pro-ibido % en su

    e4ecuci!n se encontraba un aliio psíquico 1principio del placer2.

    5tro rubro a considerar en los "actores indiiduales de la conducta criminal es la e0istencia de

    procesos psicopatol!gicos, que a"ecten sensiblemente la capacidad de &entender' o de

    &decidir', o ambas.

    La psicopatología se de$ne como el estudio de la conducta dis"uncional en la personalidad, es decir de aquellos procesos psíquicos an!malos. Así, tiene como prop!sito principal la

    inestigaci!n % el esclarecimiento de las dis"unciones de la personalidad.

    Lic. #arlos Alberto Vila 6aciel

    El SÍNDROME DE ESTOCOLMO DESDE UN ASPECTO PSICOLÓGICO

    El síndrome de Estocolmo es una enfermedad psicológica en la cual la víctima de un secuestro, o una persona

    retenida contra su voluntad, desarrolla una relación de complicidad, y de un fuerte vínculo afectivo, con quien la ha

    secuestrado. Se debe, principalmente, a que malinterpretan la ausencia de violencia contra su persona como un

    acto de humanidad por parte del secuestrador. Según datos de la Federal Bureau of Investigación (FBI), alrededor del 27 % de las víctimas de 4700 secuestros y asedios recogidos en su base de datos experimentan esta reacción.

    Aunque cada persona reacciona de manera singular al ser secuestrada, normalmente los rehenes manifiestan un

    conjunto de actitudes comunes. Se dice que es una respuesta emocional que puede exteriorizar el secuestrado o

    plagiado a raíz de la vulnerabilidad y extrema indefensión que produce el cautiverio. Sería entonces un mecanismo

    de defensa inconsciente del secuestrado.

    La policía debe considerar desde el principio que este síndrome está latente no sólo en la persona privada de su

    libertad, sino en los mismos familiares. Ante esta problemática se debe tomar con mucha cautela la información

    que proporciona el secuestrado. En experiencias anteriores se ha visto que falsean datos con tal de que nunca selogre aprehender al responsable, por existir un sentido de gratitud al haberle respetado la vida.

    El síndrome de Estocolmo presenta varios elementos que deben conocerse. Entre los más importantes están los

    siguientes:

    1. Sentimientos positivos de la víctima hacia el sujeto (los rehenes empiezan a sentir simpatía por sus

    secuestradores).

    2. Sentimientos negativosde los secuestrados hacia las autoridades (los rehenes sienten antipatía hacia las

    autoridades).

  • 8/18/2019 Criminologia y Criminalista

    3/23

    3. Sentimientos positivos del sujeto hacia la víctima (los secuestradores empiezan a sentir simpatía por sus

    rehenes).

    No es necesario que estén presentes las tres reacciones, y aunque no ocurran en el mismo grado en todos los

    rehenes, se debe asumir que se desarrollará por lo menos una porción del síndrome, a menos que el rehén haya

    estado aislado o haya sido maltratado por sus captores. El síndrome tiene aspectos positivos y negativos desde el

    punto de vista de la negociación. El aspecto positivo es que mientras más fuerte es el síndrome, menos son las

    probabilidades de que el secuestrador asesine a sus rehenes. Si se ha desarrollado la tercera etapa del síndrome y

    el secuestrador siente simpatía hacia sus cautivos, se le hará más difícil matar a uno de ellos. Esto permite al negociador tener un mayor margen de acción en el proceso de la liberación e, incluso, se puede recuperar a la

    víctima sin pagar el rescate.

    Entre los aspectos negativos del síndrome de Estocolmo están los siguientes:

    1.No se puede confiar en la información suministrada por los secuestrados o víctimas. Es común la mentira para

    proteger a los delincuentes.

    2. Es posible que las víctimas, por inadvertencia o a propósito, den una descripción errónea de las armas que tiene

    el secuestrador; se les haga difícil describir el físico del delincuente y, generalmente, llegan a actuar como sus

    defensores. Sienten antipatía por la autoridad.

    3. El síndrome puede obstaculizar los planes de rescate del plagiado. Es factible que los rehenes tomen acciones

    contrarias a las órdenes de la policía durante un operativo de rescate, lo que ha causado la muerte a algunas

    víctimas, quienes no obedecieron a la policía y se levantaron cuando ésta dio órdenes de mantenerse en el suelo,

    pues se disponía a disparar. También se han documentado incidentes de rehenes liberados, quienes después de

    ser interrogados por la policía cruzaron las barricadas y regresaron al lugar donde estaban secuestrados.

    4. Hay ocasiones en las cuales no desarrollan el síndrome de Estocolmo por razones de aislamiento o maltrato; es

    viable que en esos casos los rehenes exageren las intenciones expresadas por los secuestradores, sus

    actuaciones o las armas que éstos utilizan.

    Posteriormente esos rehenes dijeron que deseaban que la policía creyera que el secuestrador era lo más peligroso

    posible, con la esperanza de que lo mataran. Es posible de inmediato determinar si existió maltrato físico, ya que

    se aprecia suciedad en la ropa, lesiones o signos de vejación. Por lo anterior se deben verificar las interacciones

    entre víctima y victimario; así como la interacción sujeto-víctima y el síndrome de Estocolmo:

    1. Una interacción positiva, produce el síndrome de Estocolmo.

    2. Una interacción negativa, no lo produce.

    3. Ninguna interacción, no produce relación alguna.

    4. Una interacción negativa seguida de una interacción positiva puede producir el síndrome de Estocolmo.

    5. Una interacción positiva seguida de una interacción negativa superará frecuentemente el síndrome.

    También existen explicaciones comunes del síndrome de Estocolmo.

    1. Transferencia positiva.

    2. Identificación.

    3. Identificación con el agresor. 4. Regresión.

    5. Frustración y preocupación compartidas.

    Los especialistas de la