Prensa Colectiva Nº1

  • View
    214

  • Download
    0

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Es una publicación del Colectivo de Trabajadoras y Trabajadores de Prensa (CTP) La Plata

Text of Prensa Colectiva Nº1

  • Patricio Klimezuk Entrevista / Pag. 3

    Precarizacin laboralDebate / Pag. 4 y 5

    07 de Junio de 2015

    C i u d a d d e L a P l a t a

    AO UNO - N r o. 01

    U n a p u b l i c a c i n d e l C o l e c t i v o d e

    T r a b a j a d o r e s y T r a b a j a d o r a s d e

    P r e n s a ( C T P ) L a P l a t a

    PRIMERA EDICIN

    DA DELPERIODISTAJUNIO

    7

    Periodismo no sexistaPor Gabriela Barcaglioni

    T O D O S / A S S O M O S T R A B A J A D O R E SY T R A B A J A D O R A S D E P R E N S A

  • 2UNIDAD, PROTAGONISMO

    E INICIATIVAEl ao pasado fue un ao bisagra para no-sotros y nosotras, quie-

    nes trabajamos en los medios de comunicacin de la regin. Periodistas, reporteros/as grfi-cos/as, diagramadores/as, em-pleados/as administrativos/as, movileros/as nos encontramos en la calle reclamando en uni-dad la reincorporacin de los despedidos y las despedidas del diario Hoy, el pago de los sala-rios adeudados en Radio Pro-vincia, y el cese del vaciamiento de Diagonales.com.

    Aquel Prensazo, que fue la movilizacin ms grande de nuestro sector en la regin des-de hace por lo menos quince aos, tuvo su antecedente unos meses antes cuando tambin nos volvimos a encontrar mar-chando a las puertas del diario El Da, en una convocatoria realizada por la Federacin Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), en medio de la discusin paritaria.

    Pero lo que nos impuls a sa-

    lir a la calle no fueron slo esos conflictos puntuales si no tam-bin la aguda situacin de pre-carizacin laboral que vivimos en distintos lugares de trabajo, que este ao se hizo pblica a travs del relevamiento que nosotros mismos hicimos con nuestras propias manos y que

    arroj un nmero esclarece-dor: el 44% de quienes traba-jamos en medios privados esta-mos precarizados, y el 36% si sumamos a los medios pblicos y oficinas de prensa del Estado.

    Como agrupamiento gremial de trabajadores y trabajado-ras de prensa, creemos que si

    queremos recuperar derechos laborales tenemos que seguir por este camino del encuentro. De la nica forma en que po-demos revertir esta situacin es en UNIDAD, y con un gremio que este vivo. Eso slo lo po-demos hacer nosotros mismos siendo artificies de esta historia.

    Cuando todava muchos y muchas colegas miraban con escepticismo nuestros inten-tos por pelearle a la apata, al individualismo, el ao pasado demostramos todos juntos que unidos somos ms fuertes. Tam-bin est en nuestras manos no dejar que la llama se apague y ser protagonistas de la historia.

    Vamos por ms organiza-cin, por mayor solidaridad ante cada situacin de pre-carizacin, conflicto laboral o despido. Vamos por seguir formndonos en conocer nues-tros derechos, nuestro estatuto, nuestro convenio; por apro-piarnos de nuestro sindicato y afiliarnos masivamente. Va-mos por ms debates acerca de cmo hacemos nuestro trabajo y cmo queremos hacerlo.

    Porque queremos que la red de encuentros que comenz a unirnos no se corte y, por todo esto es que este 7 de Junio lan-zamos Prensa Colectiva, para debatir, reflexionar, informar-nos y continuar tendiendo los lazos para encontrarnos y transformar este presente.

    Sumate! Te esperamos.

  • 3Con el apoyo del ple-nario de delegados y delegadas de pren-sa escrita, radial y televisiva, el conjunto de trabajadores y trabajadoras de la agencia T-lam realizaron el pasado jueves 9 de abril un tuitazo con el hashtag #LibertadSindica-lEnTelam para denunciar que los directivos de la empresa hace cinco meses no atienden a la Comisin Gremial Inter-na (CGI) electa. Tambin hay un fallo judicial que ratifica la habilitacin de los comicios y refrenda el derecho a elegir li-bremente a los representantes gremiales.

    De acuerdo a los delegados y delegadas, existen distintos motivos polticos por los cuales buscan desconocer a la CGI. Uno tiene que ver con las de-

    mandas puntuales al interior de la empresa como son las re-ca-tegorizaciones, los encuadra-mientos, el pedido de concursos transparentes y sin excepciones, entre otras. El otro punto tiene que ver con que, los trabaja-dores y trabajadoras de Tlam votaron masivamente en el ple-biscito para constituir un nuevo sindicato de prensa. Algo a lo que el directorio de la Agencia se opone.

    Entrevistamos a Patricio Kli-mezuk, integrante del Colecti-vo de Trabajadores de Prensa de CABA y delegado gremial electo por la agencia Tlam. Klimezuk explic la compleja situacin que viven muchos periodistas en la Ciudad de Buenos Aires, las ausencias sistemticas o hasta los boicots de intervencin del gremio del sector UTPBA (Unin de Trabajadores de Prensa Bs As)- ; y reflexion acerca de la per-manencia de estrategias extor-sivas por parte de las empresas de medios que buscan socavar la actividad profesional, perpe-tuando condiciones de censura y precarizacin laboral entre los trabajadores y trabajadoras de prensa.

    Hace cinco meses que la gestin no recibe a la comisin interna de Tlam. Esto viene de un proceso que tiene dife-rentes aristas para intentar en-tenderlo. El sindicato base, la UTPBA, desde hace 15 aos tom la decisin de no fisca-

    lizar las elecciones en nuestra empresa. Tlam es la segun-da empresa de medios ms grande del pas, en relacin a la cantidad de trabajadores que tiene y stos a su vez estn englobados en convenios co-lectivos de prensa. La primera es Clarn, la segunda es Tlam y por ah anda La Nacin.

    Ms all que el sindicato no fiscaliz las elecciones du-rante 15 aos, siempre se acer-caban veedores del Ministerio de Trabajo, o bien pagbamos escribanos, y la empresa acata-ba y reciba a su CGI electa. Pero el ao pasado ninguna autoridad del Ministerio se acerc por lo que el directorio de Telam dijo que no conside-raba legales a las elecciones. A partir de ello, recurrimos a la justicia y nos dio la razn en las tres instancias.

    No existen canales de dilo-gos con los trabajadores.

    Nosotros empeza-mos una serie de me-didas de fuerza: un ruidazo por los dos edificios principales de la empresa, en diciem-bre festejamos una na-vidad por la libertad sindical, y ahora esta-mos retomando el pro-ceso de lucha.

    Adems, hastiados de la po-ltica del enquistado sindicato

    que nuclea al sector, UTPBA, en diciembre realizaron un plebiscito en el que participa-ron ms de 2000 trabajado-res/as de prensa de los prin-cipales medios nacionales. Se consult la necesidad de crear o no una nueva herramienta gremial. Para sorpresa de mu-chos, la participacin de pe-riodistas radiales, televisivos y grficos fue masiva: un 95% vot por la afirmativa. Con lo cual seguiremos impulsan-do esta iniciativa, porque ne-cesitamos un nuevo sindicato, nuevas polticas para los tra-bajadores de prensa.

    Creo, como principio, que a mayor nivel de organiza-cin de los trabajadores ms posibilidades de ejercer la libertad de expresin. Por qu? Porque hay mayores po-sibilidades de discutir y crear la lnea editorial de las em-presas. Tenemos que tener en claro cmo es el vnculo entre nuestra profesin y la cues-tin sindical. El trabajador de prensa brinda un servicio a la comunidad y debe poder reflexionar y discutir cmo se comunica hoy en da, qu se comunica, cules son las he-rramientas que se utilizan.

    Sin dudas, en Tlam cuanto mejor y ms organizados es-tuvimos, mayor capacidad tu-vimos de discutir cmo y qu hace la Agencia Pblica que, a su vez, es solventada con el trabajo de los argentinos.

    PATRICIO KLIMEZUKIntegrante del Colectivo de Trabajadores de Prensa deCABA y delegado gremial electo por la agencia Tlam.

    NECESITAMOS NUEVAS POLTICAS PARA LOS TRABAJADORES DE PRENSA

    EN TREVISTA

  • El pasado 11 de mayo desde el Colectivo de Trabajadores y trabajadoras de Prensa (CTP) La Plata presentamos un re-levamiento realizado en 2014 acerca de la situacin que viven los trabajadores/as de prensa de la regin en su cotidianidad laboral, tanto en medios pbli-cos como privados. Los datos arrojados por el informe fue-ron ms que preocupantes: el 44% de los trabajadores/as de las empresas periodsticas sufre alguna modalidad de precari-zacin laboral. Si se incluyen los empleados de medios y ofi-cinas estatales encuestados, la cifra alcanza al 36%. Otro dato

    llamativo es que el 72% no est afiliado a ningn sindicato.

    Un numeroso grupo de tra-bajadores/as de prensa se reu-ni en el Pasaje Dardo Rocha para debatir y analizar un es-cenario creciente de precariza-cin laboral y falta de organiza-cin gremial. La presentacin cont adems con la presencia de Pablo Spinelli, periodista de portal web Diagonales.com; Pa-blo Llonto, periodista, abogado y ex delegado de los trabajado-res/as de Clarn; Flavio Fran-golini, Prosecretario de interior de la Federacin Argentina de Trabajadores de Prensa (FA-TPREN); y Toms Eliaschev, periodista, delegado de revista

    Veintitrs e integrante del CTP de CABA.

    El estudio relev la situacin de 857 trabajadores/as de 57 medios u oficinas de prensa en La Plata, Berisso y Ensenada. Segn el relevamiento, existe una situacin crtica respecto de los que estn totalmente en negro, ya que sus tareas no se ajustan a ningn modo de legalidad: son el 29% en los medios privados, y el 15% en general.

    La precariedad laboral a la que estn sujetos los traba-jadores/as del sector implica que no se respetan los derechos bsicos como horario semanal, francos, vacaciones, aporte ju-bilatorio, obra social, aguinal-do, ART, etc.

    Los salarios entre los que trabajan en negro van de $1.000 a $4.000 mensuales; entre monotributistas y con-tratados, de $2.500 a $5000; mientras oscila entre $6.800 y $18.000 en los trabajadores bajo Convenio Colectivo de

    FATPREN, Televisin o en el escalafn estatal. El anlisis de los datos sobre el sector evi-dencia una situacin an peor en los pequeos medios y por-tales, que presentan los mayo-res ndices de precariedad y los salarios ms bajos.

    Co